rss feeds RSS / /

Descarga juegos gratis !
Accede a toda la emoción de Las Vegas y  juega gratis todo el tiempo que desees con nuestros más de 300 juegos disponibles

Abuelitos homosexuales ya tienen su hogar de ancianos en Alemania

Por Gaychile.com

La primera residencia de ancianos para homosexuales, se abrió recientemente en Berlín, ésta no impone condiciones de sexo ni de edad. Sin embargo esta orientada a clientes de avanzada edad con una vida homosexual activa. Olvidando peleas discusiones mediocres los alemanes piensan más allá de la punta de su nariz y se acordaron que llegaran a ancianos y morirán. Para ello se han adelantado a todos los líderes subdesarrollados que viven el ahora sin pensar que probablemente lleguen a la vejez y deban ser recluidos a vivir sus últimos años en un asilo de ancianos.

Es así como en Berlín, una de las ciudades más modernas de Europa, se ha abierto las puertas a una de la primera residencia de ancianos homosexuales en el viejo continente, un lugar en el que gays y lesbianas pueden vivir sus últimos años, aseguró a dpa Kerstin Wecker, directora del centro.

El objetivo del nuevo centro es hacer las cosas fáciles a los ancianos homosexuales. Wecker es muy sensible con el tema, pues se dedica al cuidado de ancianos en esa residencia y mirando al futuro recuerda a cada gay y a cada lesbiana que llegará a viejo y de pequeño dios griego terminará usando pañales como todo ser humano común y corriente si la muerte no le toma por sorpresa antes ...

Wecker considera necesario un lugar de esas características, porque “cuando uno se hace dependiente y necesita cuidados, es demasiado débil”.

La asociación berlinesa “Village”, que busca una vejez "digna" para homosexuales y lesbianas, se dio cuenta de que en la capital alemana había paquetes vacacionales y hoteles para gays, así como otros muchos servicios para homosexuales y lesbianas que necesitan atenciones especiales por sufrir enfermedad, soledad o dificultades físicas o psíquicas, pero no existía nada para la tercera edad. Tercera edad que crece y no retrocede.

El primer geriátrico de homosexuales en Berlín fue inaugurado en enero. Según la organización, en la capital alemana unos 1.350 homosexuales viven en residencias convencionales.

“Village” detectó esa falta hace más de tres años y no paró hasta encontrar un administrador de hogares de ancianos. Así pues, firmó un contrato con la “Pankower Heimverwaltung”, una administración que gestiona el edificio Asta Nielsen, un geriátrico en el barrio oriental de Pankow, alejado del ruido de la gran ciudad, que cuenta con espacio para 78 ancianos o gente necesitada de cuidados, y juntos abrieron la nueva residencia en enero de 2008.

Es justamente ahí donde se localiza el nuevo centro: se trata de una planta de ese edificio, con espacio para 28 personas en habitaciones individuales o dobles, para aquellos que tienen pareja, y a donde los residentes pueden llevar sus propios muebles y recuerdos ya que “es muy importante que los ancianos se sientan como en casa”, afirmó Christian Hamm, director de “Village”.

Para la asociación, con ese centro se crea un lugar para personas que eligieron un estilo de vida determinado y en el cual pueden compartir con otros octogenarios.

Sin embargo, el nuevo geriátrico, inaugurado en enero, sigue todavía completamente vacío.

“Village” ha recibido numerosas peticiones de información, incluso llamadas para elogiar la iniciativa, pero ninguna inscripción oficial.

¿Se habrá hecho un censo previo de cuantos homosexuales llegan a los 65 años considerando las inumerables enfermedades de transmision sexual que han minado millones de vidas?

“Soy muy positiva, no puede ir mal”, aseveró la directora. No en vano, los responsables esperan que en unos seis meses se cubran las capacidades del centro, en el que “cabe todo el mundo”, independientemente de su orientación sexual.

“Todo el mundo puede ingresar aquí sin tener que ser o decir que es gay o lesbiana”, afirmó la directora. Tampoco la nacionalidad y la edad son problema y es indiferente si el residente sufre o enfermedad o no.

Además, el que ingrese en la residencia para ancianos homosexuales de Berlín ha de saber que será atendido por personal femenino si es mujer y masculino si es hombre.

Los especialistas han sido formados expresamente para atender a ese grupo de ancianos.

No obstante, todo tiene su precio. El innovador geriátrico tiene un coste escalonado que puede llegar hasta los 2.004 euros (2.940 dólares) al mes, dependiendo de lo que asuman los seguros sociales y de enfermedad de la persona que quiere ingresar.

Los organizadores son conscientes de que el nuevo geriátrico no tiene un camino fácil y los últimos años se ha avanzado mucho. Lo dificil es encontrar ancianos que todavia se consideren homosexuales o se sientan felices de su condición como para "matricularse" en estos centros. Pero como decia su directora, pueden internarse personas de edad avanzada de cualquier parte del mundo.

Al hecho de que la marginación haya mermado, ha contribuido la apertura de Alemania. Berlín cuenta con el primer alcalde homosexual del país: desde 2001 el socialdemócrata Klaus Wowereit está al frente de la capital alemana.



Gay Chile.com
El Portal Gay de Chile desde 1998


Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados