rss feeds RSS / /

Descarga juegos gratis !
Accede a toda la emoción de Las Vegas y  juega gratis todo el tiempo que desees con nuestros más de 300 juegos disponibles

El exquisito churrasco brasileño

Por EnPlenitud

En sus comienzos, en la pampa que abarca parte del Brasil, del Uruguay y de la Argentina, el churrasco no se parecía en nada al de los días de hoy. En esa época, entre el siglo XVI y XVII, la carne bovina todavía no se comercializaba como en la actualidad, lo que tenía valor era el cuero y el sebo del animal.

Las vaquerías de "cuerear y sebear" consistían en una verdadera cacería del ganado salvaje o cimarrón, que era sacrificado en grandes cantidades para retirar lo que realmente tenía valor comercial en aquella época. Una vez terminada la faena, la carne quedaba abandonada en la tierra a disposición de las fieras y los pájaros, pero los gauchos cortaban el pedazo más accesible y lo asaban entero en un hoyo cavado en el suelo, sazonándolo con las cenizas del brasero. Este es el origen más remoto del churrasco.

Con el transcurrir del tiempo, los adeptos de la novedad se multiplicaron, la preparación fue perfeccionándose y la carne empezó a ser tratada de forma más higiénica. Poco a poco, el churrasco se convirtió en uno de los platos más conocidos y apreciados de toda la región de los gauchos.

En la década de 1960, los rodízios (tenedor libre) comenzaron a popularizarse en todo el Estado de Rio Grande do Sul, principalmente en los restaurantes ubicados a orillas de las carreteras, frecuentados principalmente por camioneros, a los que se les atribuye la difusión de la novedad al resto del Brasil.

Esa nueva forma de churrasco consistía en servir todas las mesas al mismo tiempo; los camareros (mozos) pasaban con varios pinchos, cada uno con un tipo diferente de carne, ofreciendo a quien quisiera, cuánto quisiera. En la actualidad, esa práctica está totalmente difundida, y les encanta a los amantes de la buena carne asada.

Además de los cortes tradicionales de carne vacuna, se incorporaron otros tipos de carne a la lista que compone un buen churrasco: pollo, chancho, chorizos, menudos y entrañas (achuras), y últimamente, carnes sofisticadas como la de jabalí e incluso yacaré. Una churrascaría moderna sirve, hoy, por lo menos diez tipos de carne; además de una variedad de acompañamientos –ensaladas, arroz, feijão tropeiro (frijoles o alubias, frijoles con harina de mandioca y carne seca), farofa (harina de mandioca condimentada) entre muchos otros– creados para transformar este plato en uno de los más populares del Brasil.

En este momento, el Brasil es el mayor productor de carne bovina. El rebaño brasileño está formado por 165 millones de cabezas, y pierde solamente del de la India, que tiene 245 millones de cabezas. Sin embargo, el brasileño es el mayor rebaño comercial, puesto que en la India los bovinos son considerados sagrados y su carne no se consume. La ingestión de carne en el Brasil se encuentra entre las diez primeras del mundo: 34,5 kilos per cápita por año.

En el Estado de Rio Grande do Sul, el churrasco continúa formando parte de la arraigada cultura gaucha. En el resto del Brasil, el plato ha adquirido peculiaridades específicas según la región en que se prepara. Pero el lugar en que se encuentre es lo de menos, el churrasco brasileño da agua en la boca y se ha convertido en una pasión nacional. Tanto es así que, actualmente, es posible encontrar una gran cantidad de excelentes churrascarías en cualquier parte del Brasil.

Además, la fama del churrasco brasileño ya ha alcanzado proporciones internacionales. Hay churrascarías brasileñas en varias partes del mundo, y tienen éxito en países como Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Italia, Suiza, Inglaterra, Macao, Singapur y Tailandia.

Es la cultura brasileña que permea el mundo por medio de su deliciosa cocina.




Artículos Destacados