rss feeds RSS / /

Descarga juegos gratis !
Accede a toda la emoción de Las Vegas y  juega gratis todo el tiempo que desees con nuestros más de 300 juegos disponibles

La fantasía sexual, esa bella criatura que habita en nuestro cerebro

Por Georgina Burgos

Quién más quien menos ha tenido fantasías sexuales. No en vano las investigaciones científicas apuntan a que más del 95% de las personas las imaginan a lo largo de su vida. Sorprenderá, sin duda, que un hecho común a la mayoría de los seres humanos deba llevarse con tanto secreto. Y es que, no nos engañemos, en el día a día de nuestras relaciones amistosas, laborales, familiares o de pareja solo aflora la punta del iceberg. ¿Por qué? Porque, a principios del siglo XXI, la fantasía sexual todavía es un tabú.

Se confiesan los contenidos políticamente correctos como hacer el amor en la playa una noche de luna llena. Pero, ¿confesamos a nuestros compañeros de trabajo y a nuestros vecinos esas fantasías sexuales que a veces nos desatan? Muchas veces, no. Y, sin embargo, no es un pensamiento tan raro. Cinco mil personas abrieron su intimidad rellenando la encuesta Proyecto Tabú sobre fantasías sexuales y hubo resultados sorprendentes. El 52,87% de los hombres y el 32,92% de las mujeres se inspira en sus vecinos, en sus compañeros de trabajo, en gente de la calle y también en simples conocidos.

¿Y le confesarías a tu pareja actual que fantaseas con tu ex? Ocurre, ¡claro que sí! Éste es el testimonio de una mujer de veintidós años que participó en Proyecto Tabú I:

Mi fantasía es con mi ex novio. Tengo un novio actual al que adoro y sexualmente me llevo genial con él, mucho mejor que con mi ex... Pero mi fantasía es que un día esté en mi casa vestida con una ropa muy informal y que, de repente, entre en mi cuarto y, sin decirme nada, se acerque y me desvista muy agresivamente y me penetre con mucha fuerza. Y que después se vaya ¡sin decirme nada!

No es un hecho aislado. El 25,08% de los hombres y el 19,18% de las mujeres dice inspirarse en la ex pareja para crear sus fantasías sexuales. Cuando la relación se rompe pero el deseo permanece, la ex pareja –en la mayoría de los casos– se convierte en una persona sexualmente inaccesible en la vida real. Sólo queda la imaginación.

Y no desesperemos porque la pareja tiene un lugar relevante entre las fuentes de inspiración. El 49,62% de las mujeres y el 44,81% de los hombres se inspira en ella. Aunque esto es como lo de la botella medio llena o medio vacía, porque ¿a quién se le escapa que algo más del 50% se inspira en otras personas? Y, entre los casados, ¡los porcentajes apenas aumentan el 1,5% a favor!

Romanticismo y género
¿Realmente las mujeres son tan románticas en sus fantasías sexuales? Rotundamente, no. La verdad es que las mujeres cuando fantasean con sexo, “fantasean con sexo”. De las fantasías sexuales que se presentaron en Proyecto Tabú, sólo el 9,56% –en el caso de las mujeres– y el 2,88% –en el de los hombres– contenía elementos románticos. Lo que significa que, si bien ellas puntuaron un poco más alto que ellos en el toque romántico de sus fantasías, lo cierto es que el 90% de las mujeres no contribuyeron a ello. Una cifra muy elevada para las creencias de nuestra sociedad Occidental, ¿no? Veamos, ¿ésta es la fantasía de una mujer o la de un hombre?

Soy un/a jefe/a y una de la ofi me sorprende con una mamada espectacular, confesándome que haría lo que yo quisiera.

Es la fantasía de una mujer bisexual de veinticuatro años, ¿lo adivinaste? Y los hombres son capaces del más sublime de los romanticismos cuando se ponen a ello, como demuestra el testimonio de este hombre:

Una noche, a un lado de la playa con unas velas, solos, un buen vino, una excelsa música y mi pareja, estar amándola día a día, noche a noche, ser la enredadera que suba por su piel de seda, amarla entera...

¿Seremos más parecidos de lo que creemos?


Algunos hechos singulares

El lugar que ocupa el tamaño del pene en las fantasías es pobre con relación a la fuerza de estos dos mitos: más virilidad para ellos y más placer para ellas en proporción a la grandeza del falo. Pues resulta que sólo el 3,58% de los hombres y el 2,83% de las mujeres menciona o se deleita en sus fantasías con penes grandes.

Y en un mundo todavía un tanto homófobo el 18,58% de las mujeres heterosexuales fantasea con sexo lésbico, aunque sólo el 5,39% de los hombres heterosexuales tiene fantasías gays. Quizás sea debido a que nuestra cultura penaliza más el contacto —aunque sólo sea una muestra de cariño— entre los hombres.

Y, para terminar, cuando la fidelidad aún es un valor, resulta que el tema por excelencia, tanto en hombres como en mujeres, es el trío. Ellas, si son heterosexuales, prefieren un trío con dos hombres y ellos lo prefieren con dos mujeres.

¿El mundo al revés? No, en absoluto. Sólo tabú.

Ahora puedes contribuir a desvelar el misterioso y fascinante mundo de la fantasía sexual participando en Proyecto Tabú II: Nueva encuesta sobre fantasías sexuales. Entra en la web http://www.proyectotabu.com y rellena con sinceridad y dedicación la encuesta online anónima.

5.000 colaboradores participaron de forma anónima en una investigación en Internet

Georgina Burgos
Autora del libro Proyecto Tabú. Todas nuestras fantasías sexuales al descubierto
Editado por Viena Ediciones

Artículo publicado en Diagonal



Artículos Destacados