Coloque su publicidad en este sitio web









Kamasutra Gay
Visita Gay.com

Kamasutra Gay con todas las Posturas para probar con tu pareja.La postura produce una intensa estimulación del ano, permitiendo una penetración muy profunda.


artículos sobre este temaKamasutra Gay - Todas las Posturas para probar con tu pareja

- LA BARRA -

Esta postura produce una intensa estimulación del ano, permitiendo una penetración muy profunda.

Para esta postura, el pasivo debe tumbarse de lado. El activoentonces se colocará apoyado sobre las rodillas, con las piernassemiabiertas, sobre una de las piernas del compañero, sujetando la otrapierna colocándosela en el hombro.

El placer es exquisito cuando el activo alterna sus embestidascambiando el ángulo de penetración. El pasivo queda clavado a sucompañero, apoyado sobre la superficie, quedando el movimiento el manosdel activo.

La postura puede variar si la pierna que permanece sobre el hombrodel activo se baja quedando doblada. De esta forma el ano se estrecha yla sensación es mayor




- LA GRAN V -

Esta postura puede realizarse sobre una mesa o una cama según prefieranlos amantes. La única diferencia está en que el activo estará de pie ode rodillas según el lugar que elijan.

El chico que es penetrado debe tumbarse con las piernas abiertas ysubidas unos 90 grados mientras que el activo se las sujetarámanteniéndolas estáticas mientras penetra a su compañero.

En esta postura la penetración es muy profunda y el placer intenso,quedando todo el movimiento de los amantes en manos del activo.

Conforme avance el acto, puede variarse cerrando las piernas delpasivo, colocándolas sobre los hombros o sujetándolas frente al cuerpo.




- EL MISIONERO -

Quizás la postura más tradicional para el acto sexual. En estaposición, la penetración es bastante profunda y el contacto entre ambosamantes muy intenso, provocando un orgasmo que aumenta progresivamente.

El ángulo de la penetración es favorable para la estimulación de la próstata lo que aumenta el placer del penetrado.

Simplemente los amantes se encuentran tumbados mirándose el uno alotro con el activo encima colocado ente las piernas del pasivo. Éstepodrá estirar sus piernas o bien doblarlas abrazando a su amante,experimentando diferentes sensaciones puesto que el ano se abrirá oestrechará según la posición.




- EL PERRITO -

Esta postura es muy popular puesto que el sexo anal, en muchos casos,se asocia a la misma. El chico que es penetrado debe colocarse sobresus manos y rodillas mientras que el otro se arrodillará detrás de él.

El ano del penetrado se estrecha debido al músculo del pubis lo quehace que la penetración pueda ser dolorosa si no es acompañada de unabuena lubricación y de la estimulación preliminar con los dedos o lalengua.

El que penetra puede moverse muy rápidamente y agudizar laexcitación. El movimiento puede ser mutuo siendo el activo el que guíeel acto cogiendo al penetrado por la cintura, el culo o los hombros.




- EL ESCLAVO -

Para realizar esta postura, el chico que va a ser penetrado debetumbarse sobre una superficie con las piernas dobladas llevadas haciael pecho. Con los brazos entre las piernas puede tomarse los pies paramantener más estable la postura. El chico activo se colocará detráspara penetrarlo apoyado sobre sus rodillas y agarrando también laspiernas de su amante.

La penetración en esta posición es muy muy profunda puesto que elano se relaja, siendo el chico activo el que controla el movimiento.

Además, éste podrá masturbar a su compañero. Si se quieres variarde postura nosotros recomendamos que se pase a la de la gran V, ya queno requiere interrumpir la penetración.





- LOS DOS PILARES -

Esta postura es más cómoda para aquellos amantes que sean más o menos de la misma altura.

Ambos deberéis estar de pie, colocándose el activo detrás del queva a ser penetrado. El pasivo puede separar las piernas o bienmantenerlas más juntas mientras que el activo lo penetra. La diferenciaestá en que la penetración será más o menos profunda.

El contacto entre ambos será muy intenso, permitiendo que el chicoque penetra pueda tocar y masturbar a su pareja. El movimiento puedeser controlado por ambos, llevando al ritmo cualquiera de los dos.

Podréis hacerlo totalmente de pie, apoyados sobre una pared otambién con el chico que es penetrado reclinado sobre una cama o unamesa.





- LA CUCHARA -

Esta postura permite hacer sexo sin prácticamente cansarse, siendo quizás una de las más cómodas para ambos compañeros.

Ambas personas se tumban de lado, uno detrás del otro, pudiendo entrecruzar las piernas, abrirlas, rodearlas...

La penetración en este caso no es tan profunda como lo puede ser enotras posturas por lo que puede ser recomendable para aquellas personasque no hayan tenido sexo anal anteriormente o como postura de iniciodel acto sexual. Además, de esta forma, el activo puede alcanzar elmiembro del compañero, pudiendo masturbarlo al mismo tiempo. Si queréisvariar la postura no tendríais más que rodar juntos colocándoos bocaabajo (el activo encima del pasivo) o boca arriba (al revés).




- EL SHOW -

El amante penetrado se coloca bocaabajo sobre la cama y levanta lapelvis hacia su compañero, puede ayudarse colocando un cojin bajo elvientre, aunque levantando el cuerpo tiene acceso para masturbarsemientras es penetrado.

Las piernas separadas del que se coloca debajo permiten un angulomuy abierto, y una penetracion profunda por parte del compañero activo,que procurará apoyarse sobre las manos para no cargar el peso sobre sucompañero




- EL CANGREJO -

La penetración puede ser muy profunda, haciendo sentir a los amantes un intenso placer.

Las piernas del que va a ser penetrado deben llevarse encogidashacia su pecho, quedando apoyadas en los hombros del compañero. Éstequedará totalmente estirado encima de su compañero, apoyado sobre susmanos y pies. El pene del activo debe quedar en posición vertical.

En esta posición el ano del pasivo se relaja, facilitando unapenetración muy profunda. Además, en esta postura se consigue unaagradable estimulación de la próstata, por lo que el placer esexquisito.

Como variación puede mantenerse solamente una pierna sobre elhombro en vez de las dos, estrechando de esta forma el ano yconsiguiendo una estimulación diferente.





- PENETRAR -

Con respecto a penetrar, hay mucho mas que un "adentro y afuera".

Para saber penetrar bien, lo ideal es saber ser penetrado. Elplacer que sientes cuando penetras a tu compañero es tan importantecomo el placer que le das.

Una manera de aumentar el placer de tu compañero cuando lo penetras es usar movimientos mas largos y lentos

Antes de la penetración conviene que tu compañero tenga losmúsculos relajados. Puedes estimularlo con un dedo (lubricado) o dos,pero no los muevas mucho para adentro y para afuera. Deja que él sehabitúe a la sensación.

Cuando él se sienta confortable, prueba introducir el glande dentrodel él. Cuando la sientas entrar, detente. A medida que tu compañero se"ajusta" empuja un poco más. Si lo notas que se retrae, detente yespera un poco o retira el pene un poco, si él lo necesita.

De esta forma, pasado poco tiempo tendrás el pene completamenteintroducido dentro de él. Cuando esto ocurra, usa movimientos largos debaibén, para conseguir el máximo placer. Intenta que el pene no salgacompletamente de dentro de él durante los movimientos. En casocontrario vas provocar la entrada de aire lo que puede producirresultados un tanto embarazosos.

Experimenta diferentes posiciones y en sitios diferentes.

No te olvides de usar bastante lubricante (a base de agua) y recuerda usar preservativo.




- SER PENETRADO -

Quien tiene todo el trabajo es el compañero pasivo.

Antes de ir a más, debes decidir si es el momento para serpenetrado (si estuvieras con unas ganas irresistibles de ir al baño,sin duda que no lo es).

Es muy importante es que haya una higiene total. Existen variasmaneras de garantizarlo. Como es obvio, debes asegurarte que tusnecesidades fisiológicas estén satisfechas. Después, puedes hacer una"irrigación". Una manera simple es abrir la boca de la ducha, colocarun poco de lubricante en el tubo de agua e introducir en el ano,dejando entrar un poco de agua fría. Después es sólo expulsarla (no enla bañera, claro) y repetir las veces necesarias. Una buena duchadespues resuelve el asunto.

No te olvides de ponerte un poco de loción para el cuerpo, también como preparativo.

Para quien no está habituado a ser penetrado, una buena posición essentado sobre el pene. Permite que tú tengas control total sobre lasituación. Una vez que estés habituado, experimenta varias posiciones.Un truco para que el inicio de la penetración no sea tan doloroso, es,a medida que el pene va entrando dentro de ti, empujar el músculo delano para afuera, como si estuvieras haciendo tus necesidades. Debescombatir la necesidad de mantener los músculos del ano apretados porquede otro modo sentirás dolor.

Es normal que, después de ser penetrado, tengas la sensación quelos músculos del ano están menos tensos, más relajados. Para combatiresto, debes ejercitarlos, contrayéndolos y relajándolos varias veces.Debes aprender a tener más control sobre los músculos del ano, con elfin de poder contraerlos o relajarlos cuando quieras

Debes mantener una actitud participativa. No te limites en quedarteacostado. Toma la iniciativa, proponle posiciones diferentes, di cómoquieres que te penetre, despacio o deprisa, dile que te acaricie elpene al mismo tiempo. En el fondo, quien va a controlar la situacióneres tú. Tú eres el que decide cuándo todo comienza y cuándo todoacaba.