OPINE - Astrolabio.Net

Coloque su publicidad en este sitio web


Opine : Inicio | Indice | Atrás | Envíenos su Artículo | Archivo | Buscar | Portada Astrolabio.Net


   

Secciones

Pensamientos

Literatura

Reflexionar

Poesía

Actualidad

Mundo

Crónicas desde Lima

Tiempo Mental

Diversos


Ud. no requiere ser un escritor o literato para publicar sus artículos en Opine, ya que aquí toda opinión es valorada. Por ello le invitamos a enviarnos sus artículos sobre los temas que Ud. quiera.

Envíanos tus textos


Boletín

Inscríbete en el boletín de este sitio web y recibe las novedades de esta página en tu email.


La comunidad de Opine esta compuesta por personas de diferentes países y direntes opiniones. Nuestro deseo es ofrecer un espacio abierto de opinión y expresión.


Importante

Opine mantiene un archivo y una opción de búsqueda de los artículos publicados. Sin embargo, los artículos publicados con fecha anterior a la implementación del nuevo sistema de la revista se encuentran aquí.

Ver Archivo Anterior

 

Desarrollo personal: Reflexiones MIKKEL BORCH-JACOBSEN EN CONTRA EL PSICOANÁLISIS DE FREUD
Por Carlos Mora Vanegas

En pleno siglo XXI, específicamente en el año 2005 son muchos los que se ha identificado con los que nos legara Sigmund Freud en todo lo concerniente al Psicoanálisis, entre ello se encuentra Mikkel Borch Jacobsen que considera a Freud poco fiable.


En pleno siglo XXI, específicamente en el año 2005 son muchos los que se ha identificado con los que nos legara Sigmund Freud en todo lo concerniente al Psicoanálisis, entre ello se encuentra Mikkel Borch Jacobsen que considera a Freud poco fiable.

Se comenta, que el filósofo e historiador Mikkel Borch-Jacobsen puede ser considerado uno de los generales que lideran las huestes antifreudianas. Es uno de los principales autores de un libro colectivo que acaba de ser publicado en París y que ha desencadenado la fase más despiadada de esta guerra: “El libro negro del psicoanálisis”.

En este escrito se presentan las aportaciones que sobre este tópico nos lega Luisa Coradini que consideramos muy importantes de ser tomadas en cuenta para quienes se identifican con el psicoanálisis y para aquellos que de alguna forma no comparten sus fundamentos.

CONSIDERACIONES, ANALISIS

En un interesante escrito sobre este tópico para la Nación de Argentina, Luisa Corradini, nos comenta, que no cabe la menor duda de que el avance extraordinario de las neurociencias demuestra cada día que, en el terreno de la psiquis, es posible lograr resultados sorprendentes y a muy corto plazo con otras terapias. En estas condiciones, Freud y sus teorías inverosímiles tienen los días contados.

Nos indica Corradini en su análisis sobre este tópico, que el filósofo e historiador Mikkel Borch-Jacobsen,Dinamarqués de nacimiento, francés por su educación,Se instaló en los Estados Unidos en 1986. Es profesor en la Universidad de Washington. Identificado con la corriente constructivista del pensamiento, Borch-Jacobsen ha pasado los últimos 30 años de su vida denunciando “las falacias, ocultamientos y manipulaciones” de los representantes de la escuela freudiana, comenzando por su propio fundador. Su estilo pasional y directo aumenta el impacto de sus controvertidas posiciones puede ser considerado uno de los generales que lideran las huestes antifreudianas. Es uno de los principales autores de un libro colectivo que acaba de ser publicado en París y que ha desencadenado la fase más despiadada de esta guerra: “El libro negro del psicoanálisis”.

En una conversación que Mikkel Borch-Jacobsen hiciera con la Nación, éste señalaba que el psicoanálisis es, en principio, es una teoría basada en la observación clínica. Así la describió el mismo Freud. Las construcciones metapsicoanalíticas son especulaciones que deben ser producto del material clínico, de la observación clínica. Sobre esa cuestión, Freud tenía una posición absolutamente positivista, de fines del siglo XIX. Es evidente que la cuestión de la fiabilidad de sus observaciones clínicas tiene una importancia crucial. Si manipuló esos datos para hacer que se aceptara su teoría, es muy grave. Y hoy es perfectamente posible demostrar cómo Freud manipuló esos datos clínicos. Se debe considerar que de acuerdo a Borch, Freud afirmó con frecuencia haber curado pacientes, sin que fuera cierto. Con frecuencia, lanzó rumores falsos sobre algunos de sus colegas o discípulos renegados... En otras palabras, era alguien muy poco fiable. Es imposible tener una confianza ciega en lo que Freud decía.

Relata Corradini en su escrito que para Mikkel Borch, el mejor ejemplo es el de las notas clínicas sobre el llamado Hombre de las Ratas. Su verdadero nombre era Ernst Lanzer y fue a ver a Freud en 1907, quejándose de padecer miedos obsesivos y reacciones compulsivas. Habitualmente, Freud destruía las notas que tomaba durante sus análisis. Sin embargo, por una razón misteriosa, los apuntes del análisis del Hombre de las Ratas sobrevivieron. Así fue posible compararlas con la historia del caso publicada por Freud. Esto fue hecho por el psicoanalista e historiador canadiense Patrick Mahony y yo acabo de repetirlo con un colega en un libro que saldrá en enero: las contradicciones son flagrantes. La verdad es que Freud inventaba personajes. Y esto es muy grave. A partir de allí, es imposible creer en lo que él escribía. No inventó todo. En el caso del Hombre de las Ratas, es evidente que se apoyó en lo que vio y escuchó, pero también que cada vez que algo no le convenía, lo cambiaba. Cambiaba las fechas, pretendía que el paciente había aceptado su interpretación cuando no era cierto, etcétera. Sí, creo que la cuestión de la fiabilidad de Freud es muy importante para la validez de la teoría.

Es algo preocupante señala Mikel Borch, que la razón por la cual es tan importante la veracidad de Freud es que en todas las disciplinas científicas los resultados y las experiencias son públicas. Un científico que quiere verificar los resultados de otro científico puede hacerlo; puede volver sobre el terreno del experimento o rehacer el mismo camino. En el psicoanálisis eso es imposible. Porque Freud, por razones totalmente sorprendentes, decidió que las sesiones de psicoanálisis fueran confidenciales y que nadie, ni siquiera otro psicoanalista, pudiera asistir a una sesión conducida por otro colega

Hay que considerar destaca Borch, que para Freud el único relato de sus psicoanálisis era él mismo.

Conviene recordar destaca Borch de acuerdo al relato de Coradini, que en la época de Freud los pacientes no iban a gritar en la plaza pública: "Yo soy la víctima de una neurosis que Freud ha tratado de tal fecha a tal fecha". Debemos, pues, depender de la buena fe de Freud, lo que es una situación absolutamente inédita en el terreno científico.

Agrega Borch en su libro ya citado, que Freud había inventado una teoría. Era un gran teórico, alguien que tenía un don excepcional para la especulación teórica. También tenía una confianza desmesurada en sus propias teorías. Para él, todo lo que pensaba era la verdad absoluta. A veces cambiaba de teoría; desde ese momento, la nueva teoría era la buena. Conociendo al personaje, estoy convencido de que estaba tan seguro de que tenía razón que cada vez que hallaba un obstáculo, pues... lo evitaba. Creo que ni siquiera era consciente de ello. Y hay algo más. Creo que una vez que Freud se transformó en esa especie de genio reconocido por todos, los pacientes se sentían tan impresionados que aceptaban todo lo que les decía. Si Freud decía: "Usted tiene una homosexualidad reprimida", ellos contestaban: "Claro, naturalmente". No se puede reducir toda esta cuestión a las mentiras de Freud; están sus mentiras, más profundamente, su autoconfianza absoluta, y también la respuesta de los pacientes.

Cita además Borch, que para él, ése es el problema del psicoanálisis: afirma cosas como si se tratara de verdades objetivas cuando sólo se trata de construcciones elaboradas mediante una interacción entre paciente y terapeuta. Borch, narra además,que el psicoanálisis es una de esas construcciones sociales. Por construcción social comenta, me refiero sobre todo a la interacción entre terapeuta y paciente. De esta manera, me parece normal que las teorías evolucionen con la sociedad y con la historia. Tampoco se encuentran las mismas teorías en los mismos países y en las mismas culturas. La gente tiene diferentes modos de tratar las "enfermedades del alma" y diferentes formas de caer enfermo. El psicoanálisis definió por cierto tiempo la forma en que la gente se enfermaba, manifestaba sus síntomas y buscaba la cura. Pero esto se ha terminado.

En conclusión, Freud era un genio de la propaganda. Consiguió convencer a la gente de que su terapia era la única capaz de curar en profundidad y que las demás eran totalmente superficiales. Digo pura propaganda pues no tenía ninguna prueba; tampoco obtenía mejores resultados que los demás. Freud consiguió, además, desprestigiar a sus pares, tratándolos de paranoicos, reprimidos sexuales, etcétera. Lo hizo a partir de 1913 con sus propios colegas y después con sus discípulos: Adler, Ferenczi, Jung y Rank.

Por último Borch, nos dice, que la teoría psicoanalítica no tiene, en el fondo, ninguna consistencia. Los psicoanalistas pueden leer en el inconsciente de sus pacientes cualquier cosa: todo y lo contrario. De este modo, se adaptan al medio social y cultural en el que viven.

*Fuente: la Nación Line.

Por Carlos Mora Vanegas
mailto:camova45@hotmail.com
Publicado Domingo, Septiembre 18, 2005


Escribe artículos en esta revista, si deseas publicar algún texto acorde con los temas de esta web envíalo que con gusto le publicaremos. Si deseas convertirte en editor o co-autor de esta revista infórmate aquí.